El Sindicato Andaluz de Trabajadores/as denuncia un grave despido en una empresa dedicada a la integración social

La empresa Supera Gestión Integral de Servicios recibe cuantiosas subvenciones de la Junta y alardea de cumplir una función social de integración de personas con discapacidad, pero no le tiembla el pulso al dejar en la calle a una trabajadora por su afiliación sindical

Charo García en la puerta de la empresa Supera Gestión Integral de Servicios

El Sindicato Andaluz de Trabajadores/as ha denunciado públicamente esta mañana que la empresa Supera Gestión Integral de Servicios ha despedido a la trabajadora con discapacidad Charo García Mohedano poco tiempo después de ser nombrada enlace de la sección sindical del SAT en la empresa, incumpliendo de forma flagrante el derecho constitucional de libertad de afiliación sindical.

La empresa, que ha venido recibiendo importantes subvenciones por parte de la Junta de Andalucía, fundamentalmente desde que en 2015 cambió su objeto social para convertirse también en un Centro Especial de Empleo para la Integración con Personas con Discapacidad, despide sin contemplaciones a una trabajadora de comportamiento impecable, dejándola a ella y su familia en una situación crítica.

Charo ha cumplido de forma responsable con su horario de seis horas diarias, de lunes a viernes —festivos nacionales incluidos— durante los tres años que ha estado contratada, por un pírrico salario de 677 euros mensuales, y sin embargo la empresa aduce “causas económicas”, por más que sus ingresos no hayan cambiado sustancialmente.

El SAT no se va a quedar cruzado de brazos ante esta nueva injusticia de una empresa cuyo fin, supuestamente, es la integración social de personas con discapacidad, pero que en la realidad buscan su propio beneficio mediante salarios de miseria, prácticas disciplinarias draconianas y represión de la sindicación, y por eso insta la Junta de Andalucía a establecer mayores medidas de control de sus subvenciones, responsabilizándose y tomando medidas contra aquellas empresas que vulneren la dignidad de las trabajadoras.

Asimismo, el SAT insta a los medios de comunicación a hacer seguimiento de este caso y otros similares como garantes de la transparencia y de la información a la ciudadanía que con su presión es la única que puede evitar que estas injusticias se sigan cometiendo.


REPERCUSIÓN EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: